LA IMPORTANCIA DE LAS COPAS

Para resaltar el sabor del vino y disfrutar más de el, es necesario que el mismo sea servido en la copa adecuada para cada tipo de vino. El placer que produce un buen vino es mucho mayor si se bebe en una copa adecuada. El tipo de copa, el tipo de cristal del cual está hecha la copa, el tamaño de la copa, el color de la copa, los detergentes que se utilicen para limpiar las mismas, el lugar donde se guarden las copas, y otros asuntos relacionados, tendrán un impacto significativo en su disfrute del vino.

Por desgracia, en la mayor parte de los restaurantes y bares de vino no utilizan las copas adecuadas, ni las limpian ni almacenan adecuadamente lo cual limita significativamente el disfrute de los vinos. Frecuentemente nos encontramos con restaurantes o bares sirviendo vinos excelentes en copas para servir agua, en copas muy pequeñas, en copas manchadas con lápiz labial de la jeva que la uso previo a usted, en copas con sabor a Clorox o a jabón de fregar, en copas de color, o en copas de un cristal tan grueso como el de las botellas de Coca Cola.

Aunque existen copas especialmente diseñadas para cada tipo de vino, existen prototipos universales de copas generalmente utilizados por la mayoría de los consumidores. Las características generales de una copa adecuada son las siguientes: esta deberá ser de cristal o vidrio liso sin diseños, el cristal o vidrio deberá ser fino y transparente de modo que se pueda apreciar adecuadamente el color del vino, deberá ser de un tamaño suficientemente grande para que se pueda meter la nariz en ella para oler el vino, deberá ser de un tamaño adecuado de modo que se pueda mover el vino en ella para que se airee y se liberen los aromas del vino, y lo suficientemente grande para que al mover el vino esté no se derrame y nos manche la camisa o la blusa cuando agitemos el mismo. La copa deberá tener un tallo de un largo adecuado de modo que se pueda sostener la copa por el tallo sin tocar la “taza o caliz”(tenga en mente que hace alrededor de un año la casa Riedel sacó al mercado copas sin tallo, llamadas “tumblers” las cuales son literalmente vasos en cristal fino, en forma de tulipán).

En cuanto a la forma, la “taza”, esta debe ser redonda y ligeramente alargada y aguda hacia el extremo superior (en forma de tulipán), de manera que cuando usted la gire para liberar los aromas y bouquet del vino, estos permanezcan en la parte superior de la copa y usted los pueda apreciar mejor.

Debe saber que en el caso de los vinos blancos por regla general se utiliza una copa mas pequeña que la recomendada para los vinos tintos. En el caso del Champagne o vinos espumosos la copa ideal es la copa tipo flauta (alta y estrecha) la que permite que las burbujas suban hasta el tope de la copa. Para lo vinos tintos es recomendable una copa más grande preferiblemente en forma de tulipán, con una capacidad mínima de diez onzas (preferiblemente de doce a dieciséis onzas) con espacio suficiente para que usted llene una tercera parte de la copa y pueda girar el vino adecuadamente para liberar sus aromas y su bouquet.

Evite el uso de copas plásticas, de copas de color, de copas con diseños, o de copas muy pequeñas, ya que ninguna de estas le permitirá disfrutar adecuadamente del vino.

Si quiere ver la diferencia que puede hacer la copa en cualquier vino, haga el siguiente ejercicio: compre una botella de su vino predilecto y sírvase tres copas, una en una copa plástica, otra en una copa pequeña de las que usan en el campo para servir ponche, y otra en una copa de cristal fino, tipo tulipán, de por lo menos doce onzas de capacidad. Trate de apreciar el color del vino en cada una de esas copas. Trate de apreciar el aroma y bouquet del vino en cada una de esas copas. Vaya tomando sorbos de vino de cada una de esas copas. Se dará cuenta que en la copa de cristal fino de doce onzas podrá apreciar mucho mejor el vino, que este sabe mucho mejor, que puede apreciar mucho mejor su aroma y bouquet, y que disfrutará mucho más del vino en la copa de cristal fino.

Entre las copas predilectas de los amantes del vino están las “Riedel” fabricadas en Austria y las “Spiegelau”, fabricadas en Alemania. Ambas se consiguen en la mayor parte de las tiendas de vinos en San Juan, y aunque estas suelen ser más costosas que las copas normales, le garantizan un disfrute adecuado del vino (no estoy cobrando comisiones por este anuncio).

Si quiere disfrutar más del vino en los restaurantes y bares puede hacer alguna de estas cosas: Antes de ordenar el vino pídale al mozo que le muestre las copas en las cuales están sirviendo el vino. Si cree que las mismas no son adecuadas pregúntele si tienen algunas copas mejores (por regla general las tienen escondidas para clientes especiales o para clientes que ordenen los vinos más caros). Otra alternativa es que cargue con sus propias copas y las lleve con usted al restaurante o a los bares (yo utilizo esa práctica y cargo con mis copas Riedel en un estuche especial). Aunque en algunos sitios lo miraran raro cuando saque sus copas, en otros admiraran su genialidad y seguramente lo enviadarán.

Por último, el cuido y limpieza de las copas es muy importante ya que si no se siguen ciertas reglas básicas, se afectará en disfrute del vino debido al mal manejo, limpieza y almacenamiemto de las copas. En cuanto a la limpieza, lo más recomendable es que estas se limpien con agua caliente, utilizando un paño limpio que no suelte pelusa, sin utilizar ningún detergente, y luego se enjuaguen en agua fría. Para secarlas, sujetélas por el tallo y séquelas con un paño limpio que no suelte pelusa. Existen en el mercado ciertos líquidos para limpiar y brillar las copas. El uso de estos líquidos simplifica la limpieza de las copas.

En cuanto al almacenamiento, lo recomendable es que luego de limpiar las copas estas se mantengan con la boca hacia arriba, en un estante o tablilla descubierto para que pueda circular el aire entre ellas. No se deben guardar en cajas de cartón o en armarios o gavetas cerradas ya que podrían impregnarse de cualquier olor que exista en el cartón, la madera o en el armario o gaveta. Si las tiene en un armario o gaveta, es recomendable que se saquen por lo menos media hora antes de usarlas, para que se aireen y suelten cualquier olor que hayan absorbido.

Los comentarios están cerrados.